Reto de 100 días de evangelismo

Aviva tu vida espiritual


Una de las mejores maneras de evitar que el alma se seque es mantenerse activo en el evangelismo. Estamos creciendo o encogiéndonos, pero no podemos permanecer iguales.

El 1 de enero me desafié a predicar el Evangelio al aire libre durante los próximos 100 días. Mi objetivo es predicar un mensaje diferente cada día, mantener un blog activo con testimonios diarios, fotos, videos y un bosquejo del mensaje, que puedas descargar para tu propio uso. Puedes seguirlo en jacobbock.org/100-dias/

Así que, aquí está mi reto para ti. 

Durante los próximos 100 días, dale a tu alma una dosis de avivamiento al compartir el Evangelio. Aquí hay cinco maneras de hacerlo: 

  • Repartir tratados evangelísticos.
  • Hacer evangelismo personal.
  • Compartir tu testimonio con un desconocido.
  • Orar por un desconocido. 
  • Predicar al aire libre.

Puedes inscribirte en cualquier momento.

Cuando lo hagas, me comprometo a orar por ti durante esos 100 días. 

Web: jacobbock.space

2017 es un tiempo para crecer en el evangelismo. ¡Acepta el reto!

Jacob bock

Tengo el derecho de borrar los comentarios que son ofensivos.

Leave a Reply to Federico Aguilera Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2 thoughts on “Reto de 100 días de evangelismo

  1. Bendiciones… Jesus ha usado mi vida para dar testimonio, puedes buscarlo como casa de paz ( mi lucha contra el cancer)… Espero te sirva este material…

  2. Dios ha bendecido su Ministerio. Voy a predicar a un grupo de casi mil personas en unos días y buscaba algo nuevo qué predicarles, porque la mayoría son invitados que no conocen a Cristo. Gracias hermano, le bendigo de todo corazón desde México, que Dios lo siga usando con Poder en sus 100 días, y que se conviertan en miles de días más, porque este mundo lo necesita, y necesitamos hacer lo que usted hace para estar llenos del Espíritu Santo para que Dios nos use en salvar almas. Soy Pastor y Evangelista. Sus mensajes conmovieron mi alma. Dios le bendiga grande y poderosamente. Si puede orar por mi y mi ministerio, se lo agradeceré con el corazón.