Restaura la pasión en tu ministerio

pensamientos por Leon Freitag

1. Nunca olvides la Gran Comisión
¿Por qué haces lo que haces? Nuestra motivación es la Gran Comisión. Toda persona tiene un alma eterna que pasará la eternidad en el cielo o en el infierno. Esto quiere decir que todo niño, todo adolescente y todo adulto que camina por la faz de la tierra tiene un destino eterno. Hemos sido comisionados para impactar en su destino.

2. Nunca permitas que tu llamamiento te lleve a un punto muerto
¿Qué haces para enriquecerte a ti y a tu ministerio? Orar en el Espíritu, leer libros desafiantes y meditar son el carbón que aviva el fuego que nos mantiene frescos y con relevancia. Lo que entra en nuestras vidas afecta a lo que sale, deja que el río del Espíritu entre a tu vida.

3. Nunca te vuelvas indiferente a lo que haces
Si lo haces sin una unción fresca, cosecharás lo temporal, no lo eterno. Incluyo el oyente más elemental puede discernir cuando algo es fresco de parte de Dios o son solo las sobras recalentadas. Menos del Espíritu significa más de la carne, ¿con qué queremos dejar a la gente? He conocido a muchos oradores elocuentes pero solo unos pocos tocaron mi espíritu, la gente será rápida en olvidar lo que decimos pero recordarán durante años la unción del Espíritu.

4. Nunca pongas un programa por encima de las personas
Si el éxito de un programa nos importa más que las personas, seguiremos teniendo ideas pero no nos escuchará nadie. El tiempo solo lo transciende un evangelio ungido, los métodos tienen, todos, fecha de caducidad. Dicho esto, existen buenas y malas ideas así que elige con sabiduría sobre qué va a girar tu ministerio.

Leon Freitag – Superintendente de  las Asambleas de Dios – Dakota del Norte, USA.

[email protected]

Tengo el derecho de borrar los comentarios que son ofensivos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *